sábado, 2 de enero de 2016

LA CIENCIA EN FEMENINO

¿Qué tiene que pasar para que gente como Margarita Salas o Mara Dierssen aparezcan en nuestros libros de texto?... Si te pones a repasar los libros de texto parece que la Ciencia es campo abonado únicamente por hombres. Si buscas en los libros de texto aparecerá Marie Curie, y en algunos casos contados, Rosalind Franklin o Lise Meitner. Punto final. ¿Eso es así?... ¿Es una visión correcta de la Ciencia la que se está dando en ellos?...

No podemos descargar toda la responsabilidad del proceso de enseñanza en los libros de texto, aunque para algunos sea el sanctasanctórum de la educación, pero sí les podemos exigir más. Mucho más. No puede ser que una mujer como Marie Curie sea casi el único referente femenino científico. Un referente científico que pertenece al primer tercio del siglo veinte. ¿No hubo nadie antes?... ¿no ha habido nadie después?... Ahí es donde los libros de texto deben de aportar su grano de arena. Dejar constancia de la mujer en el Ciencia tanto en su historia más lejana como en la más reciente. Y puestos a pedir, que no aparezca en anexos, recuadros laterales y lecturas al final del tema correspondiente... Da la impresión que en esas ubicaciones se busca más cumplir con el expediente que poner en valor a esas personas que han logrado el desarrollo de la Ciencia.

Se me ocurre pensar, a bote pronto, en Aspasia de Mileto, Agnódice o Hildegarda de Bingen como pioneras. Maria Mitchell, Emmy Noether, Marie Anne Pierrete Paulze, Mary Anning, Inge Lehmann, Dian Fossey, Stephanie Kwolek, ... Son algunos de las mujeres que deberían venir recogidas en nuestros libros de texto. Pero no están. Sigue recayendo todo el peso en la pobre Marie Curie...

Recuerdo un pequeño trabajo de investigación que hicimos con el alumnado de 3º ESO durante el curso 2014-15. Fuimos a la Universidad de Granada y le preguntamos al alumnado de Ciencias sobre cuáles eran sus referentes científicos. La respuesta más numerosa: Charles Darwin y... Marie Curie. Decididamente algo está fallando cuando el referente científico del alumnado está tan alejado de la realidad científica actual. ¿Te imaginas que el referente futbolístico de un chaval que quiera ser futbolista fuera Alfredo Di Stefano?... Eso no ocurre. Ni mucho menos. Lionel Messi, Cristiano Ronaldo... ellos son los referentes.

¿Y el papel del profesorado en todo esto?... Dado que las pobres editoriales no pueden hacerlo todo, creo que nuestro papel es el de la actualidad. Qué está ocurriendo aquí y ahora. Mostrar quiénes son y qué hacen. Tenemos que hablar de María A. Blasco, Monserrat Calleja, Mara Dierssen, Pilar Mateo, Margarita Salas y Celia Sánchez-Ramos. Auténticos buques insignia de la investigación española. Tenemos que hablar de las promesas que empiezan a ser auténticas realidades en nuestra investigación como Verónica Ayllón, María José Buzón, Laura Masgrau, María Mittleburnn y Marta Navarrete reconocidas con una becas L'Oreal UNESCO en 2015. Pero podríamos hablar también de Amparo Cano, Francisca Martínez, Nadia Mercader, Teresa Nieves Chinchilla, María Regí, Begoña Sot, Rocío Sotillo,... Lo cierto es que podríamos llenar sin mucho esfuerzo nuestras aulas de Ciencia en Femenino.

De lo que no se habla, parece no existir. Es así de simple. Informes como She Figures 2012 o estudios como Blind Ambition lo dejan claro: no hay igualdad en la Ciencia. Muchas veces, tengo la impresión que todo el mundo lo sabe y asume que las cosas son así. Se oyen frases como "La situación de la mujer en la investigación ha cambiado en los últimos cincuenta años" y yo me pregunto ¿la del hombre, no?... "Estamos trabajando en ello" y yo pienso trabajar no implica estar haciendo las cosas bien... Y luego, en pleno 2015, aparece gente como  Richard Timothy Hunt y sus ideas sobre la Ciencia y las mujeres... y no me digas, otra vez, que solo fue una broma que no entendimos...

Resumiendo: Debemos de hablar de ello en clase. Debemos de hablar de ellas en clase. La Ciencia es un sustantivo femenino, singular. Debemos mostrar que la Ciencia también se escribe en femenino y que no es tan singular como podría parecer a primera vista (Marie Curie, Marie Curie, Marie Curie,...). Hay muchas, muchísimas mujeres trabajando para hacer crecer la Ciencia, para hacer crecer las sociedades en las que vivimos.

Fuentes:
- http://www.lastop100.com/
- http://elpais.com/elpais/2015/11/26/eps/1448540187_751550.html

Imágenes:
LA PENSADORA (José Luis Fernández)
- http://iolanda-andrade.blogspot.com.es/2013/06/oviedo-asturias-day-1-afternoon-14th-of.html
- https://elespiritudelchemin.wordpress.com/2011/01/12/la-abstraccion-en-la-pensadora-jose-luis-fernandez-1943/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada