domingo, 13 de marzo de 2016

EL PUENTE AUTOPORTANTE DE LEONARDO DA VINCI

Leonardo Da Vinci (1452 - 1519). Con solo mencionar su nombre se dispara la imaginación. Hablar del hombre del Renacimiento es hablar sin duda de él. Inmenso artista. Inmenso científico. Inmenso ingeniero. Inmenso curioso. La de Leonardo Da Vinci fue una vida dedicada a la observación para intentar comprender el mundo.

Su genio e ingenio está fuera de toda duda. Destaca su trabajo por intentar simplificar las soluciones para los problemas planteados. Este es el caso, por ejemplo, del Puente Autoportante. Este ingenio, concebido para salvar de forma rápida y sencilla pequeños obstáculos, aparece ilustrado en el Codex Atlanticus. Este libro (que en realidad no es un libro), no fue escrito por el propio Leonardo Da Vinci sino que nace de la recopilación que hizo de sus trabajos Pompeo Leoni tras la muerte de éste. Más de 2500 hojas que recogen estudios técnicos, científicos, artísticos y anatómicos.

El Puente Autoportante consigue su estabilidad gracias a la disposición de cada uno de los listones longitudinales y transversales que hace que el propio peso de cada uno de los listones sirva para bloquear el peso del que se encuentra al lado. De esta manera se consigue que la estructura sea estable.

Leonardo Da Vinci, debido a su interés por la arquitectura, había profundizado su estudio en las leyes básicas de la Estática y la resistencia de materiales. Esas ideas le llevaron a encastrar las piezas del puente de la forma descrita.

La Estática es la parte de la Física que se encarga del estudiar las condiciones bajo las cuales un cuerpo sometido a diversas fuerzas permanece en equilibrio, es decir, en reposo. El desarrollo de la Estática es muy anterior al desarrollo de la Dinámica. Algunos de sus principios fueron formulados por los egipcios y los babilónicos en problemas relacionados con la construcción de las pirámides y de templos. Entre los más antiguos escritos sobre este tema se puede mencionar a Arquímedes quién formuló los principios del equilibrio de fuerzas actuando en palancas. "Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo"

De forma muy simple, podemos decir que existen dos leyes básicas en la Estática:

1. Primera Condición de Equilibrio: la resultante de todas las fuerzas que actúan sobre un cuerpo debe de ser nula.
2. Segunda Condición de Equilibrio: la resultante de todos los momentos que actúan sobre un cuerpo debe de ser nula.

Obviamente, el Puente Autoportante de Leonardo Da Vinci cumple las dos. Veamos una modificación a su construcción basada en los mismos principios:


Partiendo de esta misma idea, se puede construir una cúpula o domo.



Imágenes:
www.nationalgeographic.com.es
www.estructurando.net
www.mj2artesanos.es
Información:
www.cultura.elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada